SEGUINOS
San Lorenzo derrotó a Belgrano 2-0, conquistas de Blandi -de penal- y Gudiño. Con este triunfo, el equipo del Pampa Biaggio se aseguró un lugar en la próxima edición de la Libertadores.
4 de Mayo de 2018
Autor:
Gustavo Albonico

Dicen que la necesidad tiene cara de hereje, si lo sabrá San Lorenzo que cada vez que tuvo chances de subirse al tren del campeonato hizo agua por todos lados. Y más allá de que ante Belgrano se jugaba más que tres puntos para por fin clasificar a la Libertadores, era un hecho que no sería nada sencillo conseguirlo ante el duro equipo cordobés, máxime teniendo afuera de los once al Perrito Barrios, sin duda uno de sus baluartes en la creación en los últimos tiempos. Y aunque el juvenil no cuenta con una vasta trayectoria, su ausencia se sintió, y mucho.

Tan chivo pintaba el partido para el Ciclón que con el correr de los minutos se le había hecho cuesta arriba además de que Belgrano estaba a tiro de abrir el marcador. Sin embargo, en una jugada aislada llegó un desborde de Gabriel Rojas y una mano en el área que el juez Lamolina no dudó en señalar. Y de ahí, Nico Blandi transformó el penal por gol y el rumbo se enderezó para siempre. Era un premio excesivo, es cierto, pero como el fútbol no sabe de merecimientos sino de goles, a pocos les importó este detalle. La realidad, de hecho lo único trascedente era que el Ciclón estaba ganando y de ese modo asegurando su pasaje a la Copa Libertadores del próximo año. En ventaja, segundos más tarde el propio Blandi tuvo el gol en sus pies en una gran contra donde falló al definir de zurda y sin fuerza.

Más allá de que la visita protestó -y con razón- una mano de Senesi en el área, Lamolina esta vez la obvió y dejó todo como era entonces, y con ese 1-0 parcial San Lorenzo se retiró a los vestuarios con la tranquilidad del resultado que necesitaba a pesar del trámite del juego.

En la segunda mitad, si bien el trámite del encuentro se equilibró, la visita siguió merodeando las adyacencias defendidas por Nico Navarro, cada vez con mayor peligro. Y así el fondo se llenó la frente de chichones de tantos centros, tanto como que el arquero del Ciclón se benefició de un centro donde el poste lo salvó por segunda vez en la noche. El empata se veía venir pero jamás llegaría. ¿Por qué? Porque en otra contra bien manejada por los del Pampa Biaggio, el ingresado Gudiño la mandó a guardar y decretó el 2-0, un resultado inalcanzable para un Belgrano que hizo bastante pero se quedó con las manos vacías. 

Ganó San Lorenzo y logró finalmente su objetivo propuesto, el de ingresar a la Libertadores. Con poco juego, es cierto, pero con un colchón de puntos que lo ubicó durante todo el torneo en los lugares de privilegio. Que nunca deslumbró, es indiscutible, pero que dio todo lo que tuvo a su alcance, con limitaciones, también lo es. Sin refuerzos (contar a Valentín Viola sería una humorada), con la partida de Ezequiel Cerutti a poco del reinicio del torneo, con un mix de experimentados y purretes, el DT logró más de lo esperado, y allí radica su mérito. 

Ojalá vengan tiempos mejores, en especial respecto a la imagen que permanece en las retinas. Por hoy nos vamos conformes, esperemos que lo bueno est? por venir...

 

 

Create Account



Log In Your Account