SEGUINOS
San Lorenzo dejó el partido abierto y Vélez se lo empató 2-2 sobre el final. Mauro Zárate puso en ventaja al Fortín en el primer tiempo, Nahuel Barrios y Nicolás Reniero lo dieron vuelta en el complemento. Cuando parecía triunfo azulgrana, sobre el cierre Matías Vargas lo igualó para los de Liniers.
16 de Abril de 2018
Autor:
Gustavo Albonico

San Lorenzo tenía una nueva chance de subirse al tren del campeonato o de al menos confirmar sus aspiraciones de cara a la próxima Libertadores 2019.  Y si bien no lo pudo ganar, sumó una igualdad que lo ubica en la tercera posición de la Superliga. Aunque por como pintaba la mano, parece más un castigo que un punto.

En el primer tramo del capítulo inicial, el partido se hizo de ida y vuelta. Fueron vertiginosos momentos donde la pelota circuló prácticamente sin detenerse en la zona media y en el cual ambos equipos tuvieron situaciones para abrir el tanteador. La del Ciclón fue inmejorable: centro desde la derecha de Moyano en la que Paulo Díaz se chocó con Nico Blandi y privaron al elenco azulgrana de ponerse en ventaja.

A partir de ahí, todo fue de Vélez. El Fortín entendió que el partido estaba por las bandas y desde los laterales lastimó. Encima, San Lorenzo volvió a cometer errores infantiles y Vélez no perdonó. Amonestado el lateral chileno, el Monito Vargas se hizo un picnic a costa suya y en la enésima gambeta habilitó a Mauro Zárate quien a la carrera y de zurda venció la resistencia de Nico Navarro. 1-0 para el local, barajar y dar de nuevo pero en desventaja,

Con escaso juego desde la insulsa creación de Nahuel Barrios y Botta, el Ciclón se conformó con alguna pelota parada para crear cierto peligro sobre la valla de Rigamonti, demasiado poco para llegar al empate, al menos en la primera mitad.

En el complemento, San Lorenzo adelantó varios metros el equipo, Y así, acorraló a Vélez sobre su arquero. Primero fue Blandi quien en el área chica no tuvo recorrido para ajusticiar a Rigamonti; en la siguiente, un avance criterioso de Senesi dejó solo a Gudiño para conectar un cabezazo que el poste devolvió. Para colmo, en el rebote una volea de Botta pasó cerca del poste. Pero eso no fue todo: dos minutos más tarde, el sanjuanino asistió a Barrios, el Perrito probó desde afuera y otra vez el poste jugó para el elenco de Liniers. Si San Lorenzo no merecía el empate en ese tramo, ¿cuándo si no…?

Era cuestión de esperar nomás, alguna otra íbamos a tener y poco importó si fuera mediante un error de Rigamonti. Blandi cambió roles y cedió a Botta, éste metió un centro picante que descolocó al arquero cordobés y le quedó a Nahuel Barrios. El juvenil no se apuró, amagó en el área y la mandó a guardar. Festejado al máximo, por fin llegaba la justa igualdad del Ciclón.

Con el 1-1, otra vez salió Vélez a buscar el triunfo. Pero más allá de un cabezazo por arriba de Salinas, no inquietó demasiado. Al contrario, San Lorenzo volvió a llegar al gol. Ya sin Blandi, posiblemente desgarrado, Reniero aprovechó la primera que tuvo y batió la resistencia de Rigamonti para poner el partido 2-1 a favor del Ciclón.

Sin embargo, San Lorenzo no cerró el partido y Vélez resucitó con un gol de uno de sus mejores hombres, el Mono Vargas. Era el 2-2, resultado con el que finalizó el cotejo. Da bronca porque se pudo haber ganado, por lo ocurrido en la primera parte, también perdido.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Create Account



Log In Your Account