SEGUINOS
San Lorenzo se recuperó de la derrota del domingo y con un gol de Gabriel Gudiño, derrotó a Atlético Mineiro 1-0. Sin mostrar un gran nivel, el elenco del Pampa se quedó con un triunfo merecido a pesar de que deja la llave abierta y a definirse en Belo Horizonte. 
11 de Abril de 2018
Autor:
Gustavo Albonico

San Lorenzo escondió debajo de la alfombra la derrota del domingo y con un equipo prácticamente renovado salió a enfrentar a Atlético Mineiro en el debut por la Copa Sudamericana, el premio consuelo al que accedió la temporada pasada. Y aunque insinuó cierta mejoría en el primer capítulo, donde se puso en ventaja con el gol de Gudiño, en la práctica no distó demasiado de la versión de cabotaje, más allá de que generó más situaciones que en otros partidos. Básicamente, el problema es siempre el mismo y ante el Galo no fue la excepción: la falta de fútbol. Lo paradójico en la tarde-noche del Bidegain fue que quien mejor entendió el juego y aplicó todo su repertorio a favor de la causa fue Rubén Botta, un zurdo conductor de aquellos. Sin embargo, el sanjuanino necesita actores secundarios, y ello es lo que carece el equipo, razón por la cual cruza mitad de cancha y -por lo general- el riesgo se disipa.

Aunque en el complemento, todo fue azulgrana, le faltó esa pizca de suerte (y efectividad) para cerrar el partido antes de tiempo, en especial contabilizando todas las chances que tuvo que si bien no fueron claras cercaron el arco de la visita.

Con la salida de Botta y el ingreso de Juani Cavallaro, San Lorenzo perdió toda frescura en ataque y Atletico Mineiro salió del letargo, tal vez porque entendió que podía ser su momento. No obstante, este equipo inocuo, llamativamente pobre y sin ideas, jamás lastimó a un Nico Navarro que tras la tormenta del domingo gozó de un encuentro sin sobresaltos. 

Ganó el Ciclón por la mínima y no hay demasiado por destacar. Mostró puntos altos en Botta, el multifacético todoterreno Paulo Díaz, el incansable paraguayo Piris Da Motta y también en Gabriel Gudiño, quien no sólo hizo el único gol del partido sino que presentó una grata mejoría respecto a otras presentaciones. En cuanto a lo colectivo, es innegable que al equipo le falta, y mucho. Será tarea de su entrenador encontrarle intérpretes que se asocien a Botta y toquen la misma melodía. El objetivo principal, ganar, se cumplió, con lo justo pero se logró. Esperemos que este resultado alcance para la revancha que se disputará la primera semana de mayo. 

 

 

 

 

 

 

 

 

Create Account



Log In Your Account