SEGUINOS
Con dos jugadores menos y un arbitraje tendencioso de Silvio Trucco, principal responsable del desarrollo del partido, San Lorenzo igualó con Boca Juniors 1-1. Rubén Botta abrió el marcador para el Ciclón; Carlos Tévez -en offside- marcó el empate del Xeneize.
4 de Febrero de 2018
Autor:
Gustavo Albonico

No hay con qué darle, Junior, falta que me haga los goles en contra para ver si podés celebrar ante el único equipo con el que las estadísticas te juegan en contra. Y eso que esta tarde tuviste ayuda extra. ¿Qué los de afuera son de palo? ¡Jajaja! No me hagas reír, no seas irónico. Si lo de la terna arbitral no jugó para Boca fue simplemente porque les faltó lucir esa camiseta horrenda que algunos desmemoriados y traidores (llámese Mas y Buffarini) sí hicieron.

Vamos al grano, pues. Papá azulgrana puso los puntos desde el vamos. A los 3 minutos Rubén Botta tomó un rebote afuera del área, con la de palo le dio de volea y la mandó a guardar ante la sorpresa de Rossi.

Al rato, Boquita lo empató cuando Pavón tiró un centro y Carlos Tévez, adelantado, anticipó a Rojas (su marca) y estrelló en el poste un cabezazo que ingresó en el arco. 1-1 y a volver a remar.

Pero hubo que remar más de la cuenta porque Trucco se mandó otra de su repertorio y echó por doble amarilla al pobre de Quignón en una marcada muestra de subjetividad explícita a la hora de aplicar el reglamento.

Con un hombre menos, San Lorenzo salió a esperar a Boca en el complemento. Y más allá de que le cascotearon el rancho más de la cuenta, Nico Navarro y demás no trabajaron a destajo. Sí, es verdad que los que ascendieron a Primera por decreto tuvieron una quincena de córners y un sinfín de pelotas paradas, pero a ciencia cierta el triunfo Xeneize hubiera sido un castigo al Ciclón.

Como pintaba complicada la situación, Silvito Trucco quiso embarrarnos aún más la cancha e inclinárselas a ellos y nos mejicaneó nuevamente al expulsar al pobre Gaby Rojas quien fue a marcar a Barrios y fue atropellado por el colombiano. ¿Qué hizo el juez? Roja para Rojas y al otro nada.

Como en algún momento de la tarde-noche en el Bidegain, ellos habrán sentido cargo de conciencia, se dieron por vencido y dejaron que los minutos se escurrieran como agua entre los dedos. Nos pudo haber dado el triunfo Paulo Díaz, tras excelsa habilitación de Nico Reneiro, pero tardó demasiado y se la mandaron al tiro de esquina.

Empate ante el único líder, con varios aspectos positivos a destacar: la actitud con la que se le jugó al equipo que puntea el fútbol local desde hace más de un año, la enjundia con la que se peleó cada pelota, muy a pesar del impresentable Trucco. Puntos altos en el equipo desde la solidez Nico Navarro, de Coloccini -una muralla en el fondo-, la entrega de Piris Da Motta, la pausa y búsqueda del arco rival de Belluschi, entre los mejores azulgranas. 

Quedará la sensación agridulce de haberse puesto en ventaja desde el vamos y no haberlo podido aguantar. No es sencillo, a veces hay brujas y árbitros inescrupulosos. 

Todos sabemos que los hay...

Create Account



Log In Your Account