SEGUINOS
Luego del 1-1 en tiempo reglamentario, San Lorenzo derrotó a Gimnasia y Esgrima La Plata 3-1 en la definición por penales, en su último partido amistoso. Fernando Belluschi anotó el único gol del Ciclón e igualó en tiempo de descuento Brahian Alemán para el Lobo. Floja performance del elenco del Pampa Biaggio de cara a la reanudación de la Superliga la próxima semana.
21 de Enero de 2018
Autor:
Gustavo Albonico

San Lorenzo festejó más allá del accidentado desenlace del cotejo jugado en Salta frente a Gimnasia, Como nota de color quedará que Ezequiel Cerutti debió calzarse el buzo de arquero y los guantes debido a una inesperada lesión de Sebastián Torrico tras atajar su segundo penal. El propio Cóndor, y cuando parecía un triunfo asegurado, había cometido un grave error que le permitió al conjunto Tripero igualar mediante un penal de Alemán y postergar la resolución del amistoso a la serie de penales.

En el partido en sí mismo, San Lorenzo había sido mucho más que el Lobo pero había carecido de puntería a la hora de la última jugada. Desde el disparo desde lejos de Belluschi a los 20 segundos que Martín Arias volvió sobre sus pasos y mandó por encima del travesaño hasta los fallidos mano a mano de Cerutti y Blandi, el Ciclón justificó una ventaja que recién en el complemento llegaría. Y sería gracias a un regalo del rival tras una salida donde Botta anticipó a Rinaudo, asistió a Blandi y éste de taco habilitó a Belluschi quien pateó sin obstáculos y señaló el tanto azulgrana.

Con el 1-0 en el bolsillo, Gimnasia asumió algunos riesgos más pero lejos estaba de inquietar a un Torrico sobrio que cometió un error de principiante al dar un rebote impensado. Esta falla de Torri fue cambiada por gol de Alemán desde el punto del penal para llevar el partido a un cierre desde la misma vía.

Y en esta lotería, el Ciclón estuvo más seguro y se quedó con el trofeo puesto en juego. Marcaron Belluschi, Caruzzo y Cerutti; Botta falló su tiro. Pero en el Lobo apenas Alemán estuvo certero y Torrico subsanó su yerro al detener dos disparos. El último tuvo el condimento del Pocho Cerutti como arquero improvisado quien apenas debió mirar ya que el remate de Bolívar se estrelló en el poste.

Ganó San Lorenzo, por penales, pero esto es anecdótico. El balance no es bueno más allá de los resultados (tres triunfos y una derrota). Claudio Darío Biaggio sabe que es así y deberá trabajar a destajo para intentar darle al equipo una lavada de cara cuando apenas quedan 6 días para enfrentar a Talleres en Córdoba. No es imposible pero cuesta ilusionarse. Al menos lo que se vio en estos partidos lo certifica. 

Create Account



Log In Your Account