SEGUINOS
Un puñal en el corazón se nos clavaba hace 38 años: se cerraba el Gasómetro de Av. La Plata. El Wembley argentino, como era conocido, protagonista de la historia deportiva de San Lorenzo y el país que hoy recordamos.
1 de Diciembre de 2017
Autor:
Daniel Alejandro Zea
Edición:
Gustavo Albonico

Un 2 de diciembre de 1979, es decir hace 38 años, una gran lágrima comenzó a correr por las caras de todos los sanlorencistas: nos despedíamos del Gasómetro. Ni viejo ni nuevo, el único, el testigo de grandes partidos, gloriosos recitales, históricas peleas y -por sobre todo- parte de la vida de todos nosotros.

Solamente un gobierno de facto podía dejar de lado tantos años de historia, de vivencias y de recuerdos, con mentiras y aprietes se logró desterrar de los terrenos de Av. La Plata e Inclán semejante monumento histórico y dejar a todo un barrio vacío de fútbol, de vida deportiva y fundamentalmente, de toda identidad.

Ese día, las letras frías de las estadísticas dirán que San Lorenzo enfrentó a Boca Juniors bajo el arbitraje de Teodoro Nitti y que igualaron 0-0 Que Hugo Coscia perdió la posibilidad de entrar en la historia por haber marcado el último gol en el viejo templo luego de que Hugo Orlando Gatti, el Loco, le contuviera un penal.

Se recordará también la última formación escuchada por los viejos parlantes de las cuatro torres de luz surgida desde la voz del estadio, ubicadas en el palco Félix Daniel Frascara: Corbo, Ruiz, Pena, Gette y Schamberger, Collavini, O.Rinaldi e Insúa, Coscia, Marchetti y Rizzi bajo la conducción del legendario entrenador Carlos Salvador Bilardo. Luego ingresaron Mancinelli y Rodas.

Pero seguramente las imágenes que quedaran grabadas en nuestras retinas serán las de nuestros viejos, amigos y chicos ingresando al campo de juego para quedarse con un pedacito de ese césped que pisaron los Monti, Lángara, Zubieta, Farro, Pontoni y Martino, y donde hizo sus grandes goles el Gringo Scotta y dibujaron sus firuletes los Carasucias y los Matadores.

Ya nada fue ni será igual, pero el tiempo pasa y se acerca el momento donde todos esos fantasmas incluidos los de Pascual Pérez, Sandro, Santana o Serrat vuelvan a estar presentes cuando se levante nuestro Nuevo Viejo Gasómetro devolviendo definitivamente la identidad que comenzamos a recuperar tras catorce años de excursiones por diferentes estadios con la inauguración del Nuevo Gasómetro en 1993 y con la vuelta a Boedo en el Gimnasio Roberto Pando.

Hoy te recordamos, te damos gracias por lo que nos diste y permitiste vivir en tus tierras. Te seguimos queriendo Viejo Gasómetro, ya pronto volverás a tu lugar...

 

Create Account



Log In Your Account